Rita Sibarita da la sorpresa

Escrito el 23 de septiembre de 2020 por .

Rita Sibarita llegó a nuestros oídos como una recomendación diferente para cenar en Madrid. Está en el barrio de Montecarmelo, y el viaje merece la pena porque Rita Sibarita da la sorpresa con su cocina. No hacen nada estrafalario. Cogen la gastronomía mediterránea de siempre y le dan un enfoque distinto al tiempo que la rodean de platos de moda. Es una propuesta que tiene algo para cualquiera, tenga el gusto y el apetito que tenga. Si quieres arriesgar e innovar puedes, si quieres una comida de siempre la tienes.

Nuestra primera vez en Rita Sibarita no será la última, porque nos ganó. Optamos por apuestas seguras, y ahora sabemos que tenemos que volver para arriesgar. Los bastones de berenjena en tempura con hummus y miel de caña sirven para arrancar bien. Puedes seguir con el gran saquito de queso de cabra asado con confitura agridulce de pimientos, que le da una vuelta al tradicional rulo de queso de cabra.

Rita Sibarita

Pasando a los platos principales, son de buen tamaño, el justo para compartir entre varios pero que individualmente no te deja con ganas. El nido de patata en tempura con yema de huevo de corral y jamón ibérico a priori no tiene nada de revolucionario, ni lo necesita porque como lo hacen está perfecto. Nosotros rematamos con la presa de Ávila con arroz de coco asado en hoja de plátano. Una presa deliciosa y el arroz es un sabor que sorprende.

Rita Sibarita
Rita Sibarita

No pidáis mucho más porque tenéis que dejar un poco de hueco para el postre. De las opciones de su carta nosotros elegimos una apuesta segura combinada con un detalle original: una torrija con helado de haba tonka, con un sabor parecido a la vainilla pero más suave. Un remate perfecto.

Rita Sibarita

¿Cómo ir al Rita Sibarita?

El Rita Sibarita está en la Calle del Monasterio de Las Huelgas 13 (mira cómo llegar). Y dentro de la amplia competencia de Montecarmelo destaca. Aparte de por sus ricos platos por varias cosas más. Está muy bien de precio, algo que siempre se agradece (nuestra cena fue de 21 euros por persona). El servicio es perfecto, quizás hasta demasiado atento (lo cual no es nada malo). Te recomiendan, te resuelven dudas y te orientan para que no falles con tu comanda. Y es un espacio sin estridencias pero bonito y, sobre todo, amplio. Tienen una gran terraza que se agradece en estos tiempos.

Si queréis descubrir vosotros también la sorpresa del Rita Sibarita necesitáis reservar, sobre todo si vais en fin de semana y obligatoriamente si queréis hueco en su terraza. Aquí podéis hacerlo. También tienen servicio de recogida y de envío a domicilio.