Ramen Shifu

Escrito el Viernes 19 de mayo de 2017 por .
Ramen Shifu

Ramen Shifu es una coqueta izakaya en el Barrio de Salamanca.

Hay veces en Madrid que un nombre, no sabemos cómo (pero nos lo imaginamos), empieza a aparecer en medios de todo tipo. Hablan de él desde páginas de ocio locales a grandes medios generalistas, pasando por medios sectoriales. Ramen Shifu (aquí su web) es uno de estos casos: de pronto su nombre empieza a aparecer en las listas de los mejores ramen de Madrid y las fotos cuquis de sus platos se apoderan de instagram. Nosotros, que somos fans de los ramen, queríamos probarlos.

Ramen Shifu

El ramen estrella: el Tan-Tan.

Ramen Shifu es un pequeño local de la Calle Ayala 65 (mira cómo se llega en transporte público) en el que nos encontramos una izakaya molona. Es decir, lo que es una taberna japonesa pero bien decorada, con estilo y toques gráficos atractivos. Sobrio, pero se nota que estás en un japonés. Unas 10 mesas de madera para 2 o 4 personas con bancos también de madera. Y una cocina a la vista en la que se puede ver cómo preparan sus ramen, tradicionales en su mayoría pero con alguna opción original en la carta.

Ramen Shifu

Ramen de pato y verduras.

Hablemos de los protagonistas: los ramen, esos fideos con caldo y toppings tan populares en Japón, y ya en todo el mundo. Aquí podemos elegirlos en tamaños de 100 o 200 gramos, y con o sin caldo. El plato estrella de Ramen Shifu es el Tan-Tan Ramen (8,50 euros el de 200 gramos, 6,50 euros el de 100 gramos). Éste es su ramen más original, puesto que su ingrediente principal no es muy tradicional: carne picada de cerdo ibérico marinada con salsa spicy. Junto al caldo miso, el pak choi y el cebollino se convierten en un plato delicioso pero con un problema: si no te gusta el picante no es tu plato. En Ramen Shifu lo que es picante es de verdad picante. Y el Tan-Tan lo es.

Ramen Shifu

Las gyozas a la plancha.

Pero como este plato era el que más se salía de la tradición, quisimos volver para probar algo más de toda la vida. Y la elección fue el Ramen de Pato (11 euros), que únicamente se sirve en 200 gramos. Aquí tenemos pato, huevo y verduras. El sabor es muy bueno, lo que te imaginas que es un ramen, aunque puede que le falte un puntito más de sabor, de intensidad. Pero este ramen de pato no va a decepcionarte. Otras opciones que tienes en su carta (a 8,50 euros los 200 gramos, 6,50 euros los 100 gramos) son los ramen de miso, de pollo frito, de ternera, de soja, vegetal o de kimchi.

Ramen Shifu

La versión de Ramen Shifu de las patatas bravas.

Algún entrante habrá que pedir, ¿no? Que no todo va a ser comer ramen y sorber caldo. Las gyozas (4,50 euros) son una opción que no te va a fallar. 6 empanadillas de carne a la plancha que puedes acompañar con la soja o la sriracha que hay en todas las mesas. Pero de nuevo, tienes la opción de ser original y atreverte a probar su versión de las patatas bravas. Sus kimchi fries (5 euros), de corte congelado (esto se podría mejorar), vienen con ternera y kimchi y están bañadas en una salsa son spicy de verdad. Una cosa muy guay del Ramen Shifu es que tiene un menú del día verdaderamente atractivo. Por 8,50 euros puedes tomarte un ramen de 100 gramos o un arroz frito junto a 4 gyozas y una bebida.

Ramen Shifu

¡Y una limonada!

En el apartado de bebidas tenemos, inevitablemente, la opción de tomarnos una cerveza nipona Kirin (3 euros). Pero también podemos optar por alguno de sus refrescantes tés helados con limón o frambuesa (2,50 euros). O por su limonada, que para nosotros es la idea perfecta (por 2,50 euros también). Si después de apretaros un plato de ramen de 200 gramos y unas gyozas os queda hueco, el helado de té verde (3,50 euros) en un remate perfecto. También tenéis mochis de diferentes sabores para elegir (2,50 euros).

Ver Especial cocinas del Mundo