La Playa de Madrid en el Pantano de San Juan

Escrito el 04 de mayo de 2019 por .

¡Vaya, vaya, aquí sí hay playa! Porque, por mucho que cantaran The Refrescos que no, sí que la hay. Otra cosa es que sea playa de mar, que eso lógicamente no. Tenemos playas de agua dulce, y hoy os hablamos de la más conocida y tradicional de Madrid. El Pantano de San Juan es donde podemos disfrutar de baños y días al sol en una playa de interior de lujo. No por nada está reconocida con una Bandera Azul, distintivo de calidad de las mejores playas. A menos de una hora de la Capital, es un paraje natural ideal para el disfrute veraniego de los madrileños. Se encuentra situado entre San Martín de Valdeiglesias, Pelayos de la Presa, El Tiemblo y Cebreros. Si quieres llegar en vehículo privado tienes que ir por la N501. Si vas en transporte público, puedes llegar con la línea 551 de bus desde Príncipe Pío.

Pantano de San Juan

El Embalse de San Juan (oficialmente es eso, un embalse) dispone de más de 10 kilómetros de zonas playeras ideales para el baño. Incluso existe una Cala Nudista cerca de la Senda del Yelmo para los que prefieran un baño más libre. Las zonas más visitadas son las de la Virgen de la Nueva y El Muro, donde se concentran el mayor número de bañistas. El Pantano de San Juan es el único de la Comunidad de Madrid en el que está permitido el baño. Y el único en el que se pueden practicar deportes acuáticos a motor. Aparte, se puede disfrutar del piragüismo, la vela o la pesca, lo que lo convierte en un rincón único. Cuenta con un embarcadero y varias escuelas de navegación que se sirven de sus aguas. Pero fundamentalmente es una zona de baño, donde los madrileños llevan más de 50 años escapando del calor.

Pantano de San Juan

La Playa de Madrid, como popularmente se llama a esta zona, es ideal para comer en el campo y hacer picnics. Por supuesto, es vital ser cuidadoso con los restos porque es una zona con peligro de incendio. No podemos permitir que disfrutar de este entorno verde sea su fin. En el Pantano de San Juan, además, existen pinares que lo rodean y ofrecen varias rutas para hacer pequeñas excursiones entre el aire fresco de los pinos. Y, como es un espacio natural, es completamente gratis visitarlo. Pero repetimos: es vital cuidarlo.

Pantano de San Juan

Y si quieres más chapuzones naturales, puedes probar Las Berceas o Las Presillas, que son otros dos rincones ideales para un baño en los días de sol y calor.