PizzaSana, buena combinación

Escrito el 18 de julio de 2011 por .

Yo trabajo en la zona de Pinar del Rey que, por desgracia, no está demasiado bien poblada de sitios interesantes donde comer. Y como siempre intentamos buscar sitios nuevos de los que hablaros, cada vez me voy hasta más lejos para probar sitios nuevos. Y esta vez mis pasos (o los dos autobuses, mejor dicho) me llevaron hasta la avenida de Machupichu, hasta un sitio de interesante nombre: PizzaSana. Porque que pizza atrae, y si te la venden como sana, mejor. Y es sana, nada de esas pizzas precocinadas y grasientas que, sí, a veces apetecen muchísimo pero no siempre se pueden comer.

PizzaSana es una pequeña cadena que cuenta con dos locales en Madrid: uno en la calle Clavel, 7 (en Chueca) y otro, el que visitamos, en la avenida de Machupichu, 16 (entre Canillas y Canillejas). Ellos son apasionados de la buena, y sana, comida, así que decidieron crear una pizzería para todos. Y cuando decimos todos, es todos, porque tienen masas sin gluten, sin lactosa, de trigo integral ecológico o de trigo tradicional. Es decir, que cualquiera puede disfrutarlas. Y como una pizza no es sólo masa, ellos se encargan de hacerlas con los mejores y más frescos ingredientes.

Yo, claro, decidí ir a probar el menú del día, que se agradece que tengan, que cuesta 11.95 euros.. Primero, segundo, bebida y postre. Mejor dicho es un entrante, una pizza y un postre. Como entrante yo elegí los nachos, un pequeño plato de nachos horneados con queso. Un platito pequeño, y bien gracias, porque si cuando te lo traen lo ves poca cosa, no lo es. El queso está muy rico y más llenaría innecesariamente. También se pueden elegir ensaladas de entrante, con cinco opciones: nicanora, verona, de atún, cuatro estaciones y carpaccio de calabacín. De segundo el menú ofrece hasta 12 pizzas entre las que elegir (toscana, margarita, vegetal, veneto, fiorentina, isabella, especial, cuatro quesos, bimba, calabria, olivia y pepperoni), que podéis ver qué tienen en la imagen. Yo elegí la veneto, de atún, cebolla y aceitunas negras. La masa es fina y crujiente, y la salsa de tomate está rica, al igual que los ingredientes. Se echa quizás de menos un poco más de tamaño en las pizzas, pero no te quedas con hambre. Es simplemente una sensación. De postre había diferentes tartas para elegir, pero escogí el café con leche, así que no os puedo contar cómo estaban.

En la carta podéis ver que su especialidad son las pizzas, sin duda, pero tienen más. Varias variedades de canapés, un par de platos de carne. Además, podemos encontrar muchas más variedades de ensaladas y de pizzas (hasta 28) para que encuentres seguro una que te guste (las hay más tradiciones y más novedosas como la Thai). Además, una buena selección de postres y helados para rematar. Por cierto, también tiene reparto a domicilio y (premio por el buen hacer) te indican muy claramente las zonas de reparto, algo que no sé por qué no se impone más. Y por supuesto, servicio take away.