Morikaen, la sencillez del buen ramen

Escrito el 21 de marzo de 2019 por .

Es discreto y sencillo. No es famoso. Pero tampoco es un desconocido. No son unos recién llegados. No es de lujo pero tampoco es cutre. Lo de promocionarse no es lo suyo, ni son tendencia en redes sociales. Pero ahí están, haciendo comida japonesa interesante para quienes quieren disfrutarla sin tener que dejarse un buen dinero. Morikaen es el nombre de estos restaurantes cuya propuesta estrella es un sencillo pero rico ramen. Un restaurante que brilla por la genial relación calidad-precio de su carta.

Morikaen

El Morikaen de Moncloa.

Decimos dos restaurantes porque Morikaen tiene dos locales en la capital. Uno en la zona de Moncloa, en la Calle de Hilarión Eslava 17 (mira cómo llegar). Otro cerca de Avenida de América, en la Calle Calle del General Oraá 49 (mira cómo llegar). Ambos locales son increíblemente parecidos: un gran comedor en el que se organizan las mesas en todos los tamaños. Individuales, para dos, cuatro, seis o grupos más amplios. Evidentemente, a mayor gente en el grupo, más necesidad de reservar. Además, están en zonas de ajetreo constante y siempre se acaban llenando, da igual la hora. Son espacios diáfanos y sencillos con ciertos toques japoneses. Sin florituras ni extravagancias. Aquí se viene a comer bien, no a ver y ser visto.

Morikaen

Morikaen Ramen.

A Morikaen fuimos por su ramen, porque estamos absolutamente enamorados de este plato. Cuando investigas dónde comerlo en Madrid, Morikaen acaba apareciendo como una opción siempre interesante. La primera vez que fuimos (a su local de General Oraá) probamos el ramen de la casa. El Ramen Morikaen (11 euros) viene preparado con caldo de miso y fideos, y  se acompaña de verduras, shashu, huevo y marisco. Sin ser especialmente fan del ramen con marisco, éste me gustó bastante porque tiene el punto justo de intensidad en el sabor.

Morikaen

Miso Ramen.

En una segunda visita quise acercarme al local de Moncloa, a ver qué tal por allí. Y, como os digo, todo parecía igual. De nuevo, el personal te hace sentirte muy a gusto (como en el otro local, añado). En esta ocasión quise probar mi variedad favorita, así que a por el Miso Ramen fui. Su precio, 9,50 euros, muy interesante. Es un buen plato, que no te deja con hambre, y está bastante rico. He probado algún otro ramen más intenso y casero, pero está muy bueno. Es un ramen que no falla en nada, y que deja un buen sabor de boca y un estómago contento.

Morikaen

Los Gunkan Sushi.

Pero hay más cosas en la carta del Morikaen. Mucho más, porque es realmente amplia. Es más, su parte japonesa no ramen es también muy apreciada. No hemos probado en detalle, pero sí que hemos probado dos detalles que nos hacen querer volver a por más. Los Gunkan Sushi de salmón con trufa (4,50 euros) y de atún spicy (5,50 euros) me sorprendieron para bien. Generosos, bien montados y muy ricos. Si vas a tomar ramen es un buen acompañamiento. También hemos probado una de los acompañamientos que suelen ofrecer en su menú del día: las Salmón Kushiyaki (4,50 euros). Dos brochetas a la plancha muy ricas.

Morikaen

Las brochetas de salmón.