Maye’s Bistró, hamburguesas de autor

Escrito el 20 de febrero de 2017 por .

Nos gustan las hamburguesas y nos gusta que las buenas hamburguesas salgan del centro hacia la periferia. Nos gusta que estés donde estés, trabaje so vivas donde sea, te puedas comer una hamburguesa creativa, sabrosa y a buen precio. Por eso nos gusta Maye’s Bistró. Se han hecho nombre a base de crear combinaciones interesantes para los que quieren acertar arriesgando. Llevábamos mucho tiempo para conocerles y por fin lo hemos hecho, por partida doble.

Maye's Bistró
La Wagner, una de las hamburguesas de autor.

Maye’s Bistró nació allá por el año 2011, con la idea de sacarnos de la rutina y ofrecernos originales combinaciones y fusiones de sabores. Sobre todo a través de las salsas, su especialidad, con más de 10 diferentes. Lo que han conseguido es hacerse un nombre en el complicado y competitivo feudo de Las Tablas, y tener el local siempre lleno. Y lo han conseguido a base de proponer una amplia variedad de opciones para elegir, también para vegetarianos y veganos. Y de ahí dieron el salto a Montecarmelo.

Hablemos de las hamburguesas de Maye’s Bistró

Hablemos de las protagonistas de su carta. Lo primero que hay que decir es que tenemos diferentes opciones «cárnicas» para elegir: 100% ternera, mezcla de ternera y cerdo, pollo, tofu o de garbanzos. Que todos puedan elegir. Casi todas con un tamaño de 180 gramos, en su pan tipo brioche, acompañadas de patatas caseras, y que se pueden llevar hasta los 250 gramos por 2,50 euros más.

Maye's Bistró
Así es una Mark Twain por dentro.

En nuestra primera visita probamos la Mark Twain (100% ternera) con cheddar, bacon ahumado, tomate, pepinillos, lechuga, cebolla dulce y la salsa Maye’s (9,50 euros). En la segunda arriesgamos un poco más y optamos por la Wagner, mezcla de ternera y cerdo, marinada en cerveza y aliñada con pimienta verde, conmezclum de brotes, cebolla crujiente, mostaza dulce y una salsa de rábano (10,20 euros).

Maye's Bistró
Una gran elección para empezar son los aros de cebolla.

Ambas impresionan por su tamaño, pero no son complicadas de comer. El pan aguanta el contenido, con una carne de buen sabor que se mezcla bien con sus acompañantes. Por ejemplo, pensaba que la Wagner iba a ser rara de sabor y no, todo se nota y todo agrada. La única pega que vemos es que a veces (nos pasó con la Mark Twain) la salsa desborda el pan y aquello se complica. En la carta tenéis 13 opciones más entre las que elegir.

Maye's Bistró
Los chicken fingers.

Más que hamburguesas en su carta

Por supuesto no pudimos no quisimos dejar de probar otras cosas de la carta. Probamos dos entrantes diferentes, perfectos para compartir y para ir abriendo boca. Los aros de cebolla con salsa alemana (5,50 euros) y los fingers de pollo (6,20 euros) están bien de sabor y traen una cantidad suficiente para que dos o tres comensales picoteen. El apartado de postres se basa en sus tartas caseras, en unos trozos francamente generosos. Probamos la tarta de guinness (5 euros) y la tarta de zanahoria (5,10 euros), y ambas son el remate perfecto para una sesión hamburguesera. Para acabar con toda la información posible, también tienen un apartado de ensaladas y otro de carnes para elegir.

Las hamburguesas de autor
La tarta de Guinness.
Las hamburguesas de autor
Su tarta casera de zanahoria.

Como decimos les visitamos por partida doble. Estuvimos primero en su local de Las Tablas (Paseo de la Tierra de Melide 13), y unas semanas más tarde en su sucursal de Montecarmelo (Avenida del Santuario de Valverde 4). Son locales parecidos en cuanto a decoración: todo muy minimalista, mesas un poco pequeñas para aprovechar al máximo el espacio, alguna mesa alta (en Las Tablas) para comidas más express. Son locales más bien pequeños, por lo que lo mejor es que reservéis antes de ir, fundamental si sois más de dos personas. El personal es otro de los puntos positivos de Maye’s Bistró, ya que son especialmente amables, rápidos y te resuelven cualquier duda.