La Manduca, menudas tostas

Escrito el 27 de noviembre de 2021 por .

En uno de nuestros paseos por Madrid, por la zona de la Ermita de la M30 nos llegó un mensaje: «id a tomar algo a La Manduca, menudas tostas». Pero no pudimos. Y al tiempo vimos esta publicación de Madrid No Frills, y menuda pinta esa terraza, en tiempos de querer distancias y eso. Y el nombre La Manduca quedó subrayado doblemente en nuestra lista de sitios que conocer. Y lo conocimos.

La Manduca está en la Avenida Donostiarra 6, no confundir con otras «manducas» madrileñas. En una plaza a la espalda de una de las colmenas humanas de la M30, junto a un supermercado con pegadiza canción. Más de dos décadas en funcionamiento siendo popular entre vecinos del barrio y madrileños de todos los rincones. Popular pero al mismo tiempo no es masivamente conocido. Es un popular secreto.

La Manduca

En ese espacio se abre un gran espacio que es ocupado por la enorme terraza de La Manduca. Uno de sus alicientes sin duda. Pero aunque La Manduca tiene una terraza enorme prepárate para esperar porque siempre se llena. Muy probablemente tengas que ponerte a la cola y esperar tu mesa.

Las tostas de La Manduca

Pero esa terraza no es el motivo de la fama de La Manduca. Su fama viene por las enormes tostas que sirven. Las tostas variadas de La Manduca no entran en el plato, y no es un plato pequeño. Decimos tostas, hay quien las llama tostadas, pero en su carta son «canapés«. Más de 20 variedades para elegir con carne, pescados y queso como piedras angulares. Así tienes tostas de solomillitos (solos, con roquefort, brie o tomate), de anchoas (en matrimonio, con tomate, solas o con ¿roquefort?), de ahumados (salmón y bacalao, solos o acompañados), de ibéricos o de patés.

La Manduca

Todas estas tostas están entre los 5 y los 8 euros, y dan perfectamente para compartir porque se pueden dividir en varias raciones. Nosotros hemos probado tanto los solomillitos como los escalopines, y estaban bien ricos y vienen en cantidades generosas. Y el pan que sostiene la manduca, que luego tampoco es excesivo, aguanta perfectamente.

La Manduca

Cuando vas a La Manduca por primera vez te sorprendes un poco al ver pasar las raciones. Son enormes de verdad. Y tienen muy buena pinta. Este es otro de los puntos fuertes de este bar. Son abundantes, de buena calidad y están muy bien de precio. Y tienen una buena variedad, más de quince opciones entre las que destacan las raciones de patatas bravas (o mixtas), las de huevos rotos con jamón o con gulas, y las de ahumados. La de bravas cuesta apenas 5 euros, y de verdad que es muy grande. Las de huevos rotos se van a los 15 euros, pero es que lo mismo, es enorme el plato.