Home Burger Bar

Escrito el 10 de marzo de 2012 por .

Como alguna vez os hemos contado, cada cierto tiempo solemos quedar para buscar sitios nuevos que probar y de los que poder hablaros. La primera vez que hicimos esto, hace ya un tiempo (no os imagináis cuánto), fuimos a comernos las que quizás son unas de las mejores hamburguesas de la capital: las del Home Burger Bar. Ha pasado ya tiempo desde que fuimos, más del que debería, pero todavía las recordamos como puede que las más sabrosas que hayamos comido en esta ciudad.

Nosotros acudimos a su local fundacional de la calle Espíritu Santo, 12 y, si no recuerdo mal, fuimos sin reservar y tuvimos suerte porque era lunes o martes y había poca gente, pero lo ideal es que vayáis con vuestra reserva hecha porque se pone hasta los topes, al ser un local popular situado además en una zona muy céntrica. Al llegar te encuentras con una restaurante que sigue el estilo de los clásicos diners americanos, pero con un punto de estilo y elegancia, pero sin aparentar por aparentar. Un local ideal para una tranquila cena entre amigos que se presta a un buen rato de conversación para calentar motores de una noche de fiesta posterior.

Las hamburguesas, como os decimos, unas de las mejores que se pueden comer en Madrid. Se nota en todo, en el pan, en las salsas, en los añadidos y las verduras fresas y, sobre todo y cómo no, en la carne. Carne de una ganadería ecológica que garantiza el mejor sabor en cada una de las hamburguesas que te tomes. Todo siempre acompañado de patatas fritas caseras y una ensalada de col. Es que es demasiado. Y además es que para rematar la faena los entrantes y los postres están también deliciosos. Los aros de cebolla para empezar y la tarta de queso para terminar redondearon una cena muy grande.

Home Burger Bar se ha ido expandiendo debido a su éxito y hoy ya cuenta con cuatro locales (el de Espíritu Santo y los de San Marcos 26, Silva 25 y De la cruz 7) que se han convertido en clásicos madrileños y en habituales de las listas de mejores lugares para hamburguesear de la capital. Los precios, por cierto, asumibles sin dolor, por unos 20 euros habrás cenado realmente bien.