Gelato italiano en la Heladería La Romana

Escrito el 07 de Septiembre de 2018 por .
Heladería La Romana

La Heladería La Romana es la tradición del gelato italiano.

La Heladería La Romana nació en el centro histórico de Rimini en 1947, en la Piazza Ferrari, tomando su nombre de la hija del propietario original y fundador. Con más de 70 años de experiencia, La Romana ha seguido manteniendo su calidad. La calidad de un sabor fruto de la fantasía y del amor por el gelato del fundador de la familia Zucchi. La Romana sigue siendo una empresa familiar que continúa desarrollando el proyecto abriendo nuevas tiendas artesanales en Italia y en el extranjero sin perder sus raíces vinculadas a la calidad y a un pasado muy genuino.

Heladería La Romana

En la Heladería La Romana han fabricado sus helados con un máximo de 7% de grasa, y la gran mayoría de ellos sin azúcar usando como sustituto la fructosa, el edulcorante propio de la fruta. Sin embargo, uno de sus helados, el de frambuesa, es 0% de azúcares. Además, son fabricados con leche orgánica y todos sus frutos secos y su fruta son frescos y de temporada. Sus helados son cremosos, artesanos y ricos, genuinamente italianos. Las variedades van rotando por estaciones, pero hay fijos imprescindibles como el Biscotto della nonna, el Cioccolato bianco variegato al latte o la Crema dal 1947.

Heladería La Romana

Pero no sólo se sirven helados. También puedes tomarte un buen crepe a elegir entre azúcar y miel, miel y nueces, con tres bolas de helado, chocolate y plátano, mermelada… Tanto en invierno como en verano puedes disfrutar de esta maravilla. En verano de la gran variedad de helados, crepes, batidos (cuatro bolas de helado a elegir) o un café con algo de repostería (como por ejemplo muffins rellenos de crema, plumcakes…). Y en invierno puedes disfrutar de uno de sus cafés, chocolates calientes con una crepe. O, para los mas atrevidos y fans de los helados, uno de ellos. Cualquier fecha es buena para ir a La Romana.

Heladería La Romana

Tienen tres locales en Madrid, que enamoran por su excelente relación calidad-precio de sus exquisitos helados cremosos, sanos, ligeros y artesanos. No hace distinciones de precio entre tarrina pequeña y cucurucho, ambos con doble sabor o un único sabor te cuestan unos 3 euros. De ahí puedes ir aumentando el tamaño de tu helado o pedir una tarrina para llevarte y disfrutar en casa. Los locales madrileños de la Heladería La Romana están en el Paseo de la Habana 27 (mira cómo llegar en transporte público), la Calle San Bernardo 96 (mira cómo llegar en transporte público) y la Calle Rosario Pino 6 (mira cómo llegar en transporte público).