Madrid, capital gamer

Escrito el Viernes 30 de junio de 2017 por .

La séptima edición de Gamergy coloca a Madrid en el mapa mundial de los e-sports, un sector que no para de crecer tanto en el terreno virtual como en el presencial.

Gamergy

La profesionalización en los e-sports es cada vez mayor

La Liga de Videojuegos Profesional organizó entre el 23 y el 25 de junio la feria de videojuegos Gamergy, un punto de encuentro fundamental para los aficionados y los profesionales de los deportes electrónicos (e-sports). Pese a la coincidencia con el inicio de la semana del Madrid World Pride, lo que podría complicar el tema de alojamiento, Gamergy ha conseguido no solo mantener sino aumentar el número de personas que han pasado por la Feria de Madrid estos días. En esta séptima edición ha vuelto a batir récords de asistencia y ha registrado más de 38.000 visitantes. Madrid se consolida así como la capital del videojuego en España y aspira a ser también un referente en Europa, donde esta industria está algo menos desarrollada que en otros continentes como Asia y América y, por lo tanto, todavía hay muchas posibilidades de mercado.

Madrid ya forma parte del circuito de eventos presenciales de e-sports, que cada vez cuentan con mayor número de competiciones, equipos y participantes en todo el mundo. Pero además del las personas físicas que han pasado por Gamergy, la ciudad ha ganado un enorme número de visitantes potenciales: más de 1,1 millones de espectadores siguieron los torneos de los juegos como League of Legends, Call of Duty, Counter-Strike o Clash Royale que tuvieron lugar durante la feria a través de distintas plataformas digitales de retransmisión en streaming.

La propia naturaleza de los e-sports -videojuegos que se juegan online- hace que el público que consume este tipo de ocio tenga un perfil muy abierto, ya que cualquier persona puede jugar. Y también hace que sea una audiencia amplia, ya que se puede competir desde cualquier lugar del mundo. Aun así, el perfil más habitual es de gente con una alta capacidad intelectual que decide poner sus habilidades mentales al servicio del juego, como hicieran en el pasado los integrantes del famoso equipo MIT con el blackjack o como está haciendo toda una nueva generación de jugadores de póker en España, liderada por el fenómeno madrileño Adrián Mateos.

Igual que ocurre en cualquier deporte, no todos podemos llegar a ser ‘cracks’ de los e-sports pero siempre nos queda poder observar a estos grandes genios. El número de espectadores de e-sports crece no solo en Madrid sino en todo el mundo, y eso es algo que se espera rentabilizar desde varios sectores. La compañía Newzoo, que provee datos sobre la industria de los e-sports, publicó en su informe de febrero que para este año se alcanzarán los 696 millones de dólares facturación, un 41,3% más que en 2016, y que para 2020 se superarán los 1,5 billones gracias a la inversión de un cada vez mayor número de marcas. En número de espectadores, se espera alcanzar los 385 millones en 2017.

Gamergy

El público abarrota los campeonatos de videojuegos

Este nuevo público demanda nuevos lugares de encuentro. Es una generación acostumbrada a establecer relaciones de manera virtual pero que no dejan de ser personas que quieren disfrutar de sus momentos de ocio y están dispuestas a invertir en ellos. Gracias a las nuevas tecnologías les resulta muy fácil encontrar personas afines, ya comparten un espacio virtual, lo que necesitan es poder tener también un espacio físico que compartir. Y Madrid se está convirtiendo en uno de esos espacios.

Fuera de eventos o quedadas puntuales, la capital cuenta con uno de los pocos bares dedicados a los e-sports en España. El bar Meltdown tan solo cuenta (de momento) con un homólogo en Valencia. Seguramente este tipo de locales serán cada vez más habituales en la ciudad.

La capital apuesta por los videojuegos no solo desde el plano de las competiciones deportivas y los negocios privados sino también desde las instituciones. Recientemente se conocía que se está trabajando en la apertura de un museo del videojuego, a imagen del que ya existe en Berlín; se sabe que el lugar que se dedicaría a esta exposición serían los bajos de Azca en el Paseo de la Castellana pero todavía no hay confirmación sobre ninguna fecha. El proyecto sería un atractivo más para los futuros visitantes de Madrid que pueda generar el sector del ‘gaming’.

Madrid se postula como ciudad del pasado, presente y futuro de los videojuegos.