Five Guys

Escrito el Lunes 06 de febrero de 2017 por .

Five Guys

En efecto, Five Guys es lo que nos habían vendido. 

Con eso dicho podríamos ahorrarnos el hablar más sobre la cadena americana. Five Guys es una de las irrupciones más bestiales en el panorama gastronómico, en general, y hamburguesero, en particular, de Madrid. Han llegado a la céntriquísima Gran Vía (al número 44, mira en Citymapper cómo puedes llegar) para revolucionarnos. Se dice que no necesitan publicidad, y es que el boca a boca de sus clientes y las noticias de los grandes y pequeños medios le dan (damos) todo lo que necesita. El resultado es un local siempre lleno en el que puedes comerte una de las mejores hamburguesas de Madrid.

Five Guys

Five Guys mola. Nada más entrar te encuentras un cajón de cacahuetes para que mates la espera, ya sea porque el sitio está lleno (probable) o porque no decides qué pedir (también probable). Porque una de las claves de Five Guys es configurar tu hamburguesa o perrito como te dé la real gana. Primero eliges qué quieres: hamburguesa normal o pequeña o perrito. Una vez decidida la base decides si lo quieres a pelo, con queso, con beicon o con queso y beicon. Así los precios se irán de los 5 euros del perrito pelao y mondao a los 9,75 euros de la hamburguesa con queso y beicon, la elección que recomiendo porque ya así sola valdría la pena.

Five Guys

Pero viene el siguiente paso: añadir gratis todos los toppings que quieras para hacer tu hamburguesa al gusto. De esta manera puedes elegir si añadir: mayonesa, lechuga, pepinillos, tomate, cebolla a la plancha, champiñones a la plancha, ketchup, mostaza, relish, cebolla fresca, jalapeños pimiento verde, salsa steak, barbacoa o salsa picante. Miles de combinaciones para que siempre comas lo que tu quieres. O si has ido a jugar puedes hacerte un all the way y que te hagan la hamburguesa de la casa: con mayonesa, lechuga, pepinillos, tomate, cebolla a la plancha, champiñones a la plancha, ketchup y mostaza. Luego las pruebas y de verdad que el sabor de la carne destaca. El beicon está muy rico y el queso fundido te hace babear. Quizás el único punto débil que vemos es el pan, que aunque aguanta bien se queda pequeño y todo rebosa por los bordes.

Five Guys

Siguiente paso, completar tu pedido con bebidas y patatas. La patatas fritas (en aceite de cacahuete) están realmente buenas, y la cantidad es abrumadora. El tamaño mediano (4,50 euros) da fácilmente para tres personas. Las puedes pedir normales o cajún, con un toque picante rico. Si las vais a compartir podéis pedir el aderezo cajún aparte, que es una gran idea. Y con los dispensadores del local puedes hacerte con el ketchup y la mostaza para mojarlas. La bebida estrella del local, y la apuesta más arriesgada, es el batido. Cuesta 5,75 euros, es un vasazo, tienes 10 sabores para elegir, ¡y le puedes añadir beicon! Es una idea loca que luego no está nada mal (el contraste dulce-salado es divertido), aunque quizás acabe saturando por la propia consistencia espesa del batido. Aparte, por 2,75 euros tienes refrescos refill para hartarte.

Five Guys

Cuando decides lo que quieres pedir pasas a recoger tu pedido. Vas pasando por la cocina a la vista que tienen y ves su cadena de montaje. Ves a cada cocinero especializado en su tarea, y ves cómo tu hamburguesa va creciendo hasta que acaba envuelta en papel albal (para conservar el calor y que el queso se siga fundiendo) y es introducida en una bolsa de papel. En esa bolsa, además, irán las patatas, muchas de las cuales acabarán desperdigadas para que las busques. El siguiente paso, encontrar sitio, ya sea en las cabinas, en las mesas normales o las mesas altas. Suele estar lleno el local, con una planta baja no especialmente grande, y quizás te toque esperar o contemplar la posibilidad de irte a la calle, si el tiempo acompaña. Y su personal es extremadamente amable y siempre atento para ayudarte en todo.

Y todo esto sin deciros que son las hamburguesas preferidas de ObamOUCH.