El Respiro de Chueca

Escrito el 07 de marzo de 2014 por .

Cuando quieres cenar o comer (o desayunar) a base de cañas con tapas generosas hay un nombre ineludible en el centro de Madrid: El Tigre. Pero he aquí que a veces hay un problema: El Tigre suele estar lleno a rebosar. Pasa, y muy a menudo, y mucha gente se bloquea y no sabe que hacer. Pues es sencillo, enfilas la misma Calle Infantas hacia el Este y te metes en El Respiro. Este bar es, quizás, lo más parecido a El Tigre sin ser el El Tigre. Al menos en unos cuantos centenares de metros a la redonda. Casi seguro que en Chueca.

El Respiro de Chueca

El Respiro está en la Calle Infantas 34 (mira cómo llegar en transporte público), y por fuera no veréis más que un bar tradicional con unas enormes letras azules. Dentro veréis que sigue siendo un bar de los de siempre, un cuadrado con una larga barra ocupando uno de sus laterales, y una pequeña barra en el lado opuesto donde acodarte. Entre medias ese espacio vacío a evitar donde uno se ve obligado a hacer malabarismos con sus consumiciones y aparejos. Es decir, lo ideal es luchar por conseguir hueco en la misma barra, o al fondo.

El Respiro de Chueca

Y decimos luchar porque en El Respiro no te confíes y te tomes un idem. Porque a rebufo de El Tigre y del trasiego de gente de la zona, también es un local especialmente concurrido. Y eso es porque sigue su línea de cobrarte un poco más por las cañas (2 euros, 3,50 euros el doble) pero a cambio ponerte una generosa tapa para comer. Las tapas son las que os podéis imaginar: patatas con chorizo, con salchichas, con pimientos, empanadillas, bravas, paella, croquetas, pollo, embutidos, queso, tortilla…

Vamos, lo normal, pero para salir lleno con tres cañas. Otra opción que no debéis descartar son sus raciones, más elaboradas y de un buen tamaño. La de alitas al ajillo, como veis en la foto, es fantástica. Y para beber, pedirse jarras de sangría tampoco es mala idea.

El Respiro de Chueca