El Gato Canalla del Hotel Índigo

Escrito el Domingo 28 de mayo de 2017 por .

En esta ocasión visitamos el restaurante del Hotel Índigo. Bajo el nombre de El Gato Canalla ofrece una equilibrada carta de cocina mediterránea, principalmente, y una pequeña variedad de tapas que ademas en su versión XL podrían ser también entrantes.

El Hotel Índigo está localizado en la calle Silva, en pleno centro de Madrid, al lado de Callao y de la Gran Vía. En toda la zona de teatros, cines y tiendas de la Gran Vía, por lo que en cuanto a localización es un sitio perfecto tanto para hacer una cena después del teatro, previa a tomar algo o incluso para comer después de hacer compras por la zona.

El Gato Canalla

El Gato Canalla se encuentra en la primera planta de este moderno hotel. En cuanto llegas te recibe un comedor más clásico en cuanto a decoración, sin estridencias, con tonos grises y un gran mural de la Gran Vía. Hay que decir que el comedor sin ser muy amplio si que el día que fuimos tenia las mesas organizadas de tal forma que sobraba sitio para colocar alguna mas y para estar sin agobios.

El Gato Canalla

Pero a lo que fuimos fue a comer así que vamos con el tema interesante. El Gato Canalla cuenta con una amplia y variada carta: tapas, entrantes, ensaladas, pastas, pizzas, pescado y carne. Además, en la carta se incluyen un par de minimenús para los peques, y también tienen versiones para vegetarianos de algunos platos.

En primer lugar decidimos elegir, no sin muchas dudas, dos entrantes. El steak tartar venía bien macerado, jugoso y tierno. Si acaso un poco falto de picante (o echando de menos la opción de que te dieran a elegir) y acompañado de helado de mostaza y de tostas. Para acompañar pedimos Toda una tentación (recomendación de la camarera aunque ya le habíamos echado el ojo), y la verdad es que el nombre le hace justicia: pimientos del piquillo rellenos de gorgonzola y espinacas gratinados con abundante queso fundido. Ya sabéis que con queso todo mejora y al final queda un plato muy sabroso. Además, muy agradecido para compartir.

El Gato Canalla

Tras este estupendo comienzo pasamos a los platos principales. Elegimos, por un lado, unas albóndigas de rabo de toro con una rica salsa de chocolate (aunque no es para nada dulce), que se acompañaba de ñoquis. Este plato nos pareció delicioso, la carne muy tierna deshaciéndose en hebras y la salsa muy original y sabrosa. Un acierto. En el otro plato optamos por el pescado: un tataki de atún. Fue el pequeño pinchazo de la visita a El Gato Canalla pues, aunque la ración era muy interesante en cuanto a cantidad, la elaboración no parecía del todo la correcta. El atún no estaba suficientemente marcado en la plancha, con lo que algunos trozos estaban tanto crudos por dentro como por fuera. Esto a los amantes del sushi no les habría importado tanto. Por lo demás, iba acompañado de algas y salsa sweetchili.

El Gato Canalla

Finalmente los postres. Aquí teníamos por un lado un favorito claro, la torrija de panetone con helado. La torrija, muy dulce, viene calentita con el helado por encima lo que hace un contraste espectacular. No se puede más que rebañar el helado con la torrija. Por otro lado probamos la mousse de limon, servida en copa de martini y con galleta de chocolate en el fondo. Tal vez podríamos haber elegido algo mas contundente pero después de lo copioso de los otros platos optamos por algo ligero, y la verdad que cumplía en ser refrescante y ligero.

El Gato Canalla

El resumen general es que El Gato Canalla es un restaurante en un lugar centrico, con una variada y buena comida a un precio que no es ni un chollo ni excesivamente caro.

BONUS TRACK: En la planta 12 del Hotel Índigo hay una pequeña terraza con unas vistas magnificas y con una piscina donde poder acabar la comida o la cena tomando algo al fresco.

Gracias a Bea y David por esta reseña.

Ver Especial cocinas del Mundo