Burger Shack, muchachitos nuevos en el premium fast food

Escrito el 18 de Enero de 2018 por .

Desde hace unos días tenemos en Madrid un nuevo restaurante de lo que podríamos empezar (vamos a empezar) a denominar como Premium Fast Food. Tras la llegada en los últimos años de marcas como Five Guys o más recientemente Carl’s Jr, ahora desembarca en Madrid la marca Burger Shack. En este caso vienen desde Venezuela, donde empezaron hace 4 años, y con su local de Chueca (Augusto Figueroa 32, mira cómo llegar en transporte público) saltan el charco con su primera apertura española (tras una escala en República Dominicana), que si todo funciona no será la única.

Burger Shack

Lo que buscan en Burger Shack es ofrecer algo sencillo (pero a la vez no tan sencillo): hamburguesas con todas las letras. Sin demasiados alardes ni combinaciones de sabores, ofrecen cinco hamburguesas diferentes: Chesseburger, Bacon Shack, Burger Shack, Doble o Chicken Shack. Los precios están entre los 7,50 y los 9,50 euros la hamburguesa sola, o entre 11,90 y 13,50 euros en modo menú (con patatas y bebida). También están las Popcorn chicken, para los más pequeños pero no sólo, y las alitas de pollo, que puedes elegir con salsa BBQ o Buffalo (bien picantes).

Burger Shack

En esta visita nos decidimos por la Burger Shack ya que es la hamburguesa marca de la casa. Es la combinación en la que se salen un poco de su filosofía de mantener las hamburguesas simples e introducen su toque Burger Shack: una croqueta de queso fundido del tamaño de la carne. Existen tres variedades para combinar con el queso fundido de esta croqueta, y nosotros probamos la de bacon y cebolleta, que le aporta un toque muy interesante a una hamburguesa que, sin tener una carne demasiado grande, en conjunto nos parece adecuada. También puedes combinar esa croqueta de queso con jalapeños u hongo portobello.

Burger Shack

En las patatas te dan a elegir entre las normales, patatas trufadas y patatas con queso y bacon (nuestra elección). Otro de los toques Burger Shack es su pan hecho con harina de patata, para aportarle esponjosidad.  Hay que reconocer que está conseguido ese toque original, además cumple y aguantan perfectamente ambos panes hasta el final de la hamburguesa. En cuanto a las bebidas, se nos ofrece refill en los refrescos. Además, hay que felicitar la adaptación del local disponiendo de grifo de Mahou y Mahou Maestra, conquistando a los madrileños con este gancho. Y de remate una gran opción es que os pidáis el batido de mantequilla de cacahuete: suave a la par que sabroso.