Alta Burgersía

Escrito el Viernes 12 de junio de 2015 por .

Alta burgeeeeaaaawsía

En pleno barrio de las Letras amanece Alta Burgersía, el gourmet bar donde señores con monóculo ávidos de hamburguesas van a deleitarse. Hasta el 5 de julio gracias a la Ruta Burger by Hellmann’s vosotros también podréis ir por 10€.

Su punto fuerte, carnaza aparte, es la responsabilidad que sienten con potenciar el producto nacional. Una docena de cervezas artesanales de pequeña distribución copan su barra de entrada, justo delante de los grifos de tirar cañas. Su carta luce la insignia eco-local con orgullo: “toda nuestra carne procede de los Pirineos españoles y está certificada con su sello de carne ecológica”.

IMG_20150601_212131

El local es amplio, con una pequeña terraza reservada para los más tempraneros. Sin duda una muy buena opción si tenéis en mente juntaros un tropel de amigos a cenar: nunca faltará espacio.

El picoteo inicial es una mezcla de los entrantes de cocina americana reinventada con una mezcla hindú: desde brochetas de pollo con salsa de mango hasta samosas vegetarianas con salsa de yogur y menta. ¡Pero no hay croquetas! Sí, hay croquetas (como hechas por la mamá burguesa, buenísimas) de boletus, trufa y jamón.

Cerves Alta Burgersía

Y aquí llega en plato fuerte. Avisados quedáis: no hay hombre en la faz de la tierra que pueda pedirse una hamburguesa XL y acabarse las patatas fritas del plato. Imposible. Además de pedir el tipo de hamburguesa puedes escoger el tamaño (150, 200 o 350 gramos), todas bien acompañadas de una generosa ración de patatas recién peladas, partidas y fritas por la misma señora madre que debe hacer las croquetas. ¿Nuestra favorita? La de la casa: un medallón de queso de cabra con su cebolla caramelizada encima de su ternera. Para los seriéfilos hay incluso una que se llama Pollos hermanos. Si no sois fans de este formato siempre tenéis sándwiches y perritos.

Como no solo de vaca vive el hombre han abierto camino al formato vegetariano y a las ensaladas mediterráneas: todo lo que sea para teneros contentos.

Si os queda hueco en el estómago o la gula os hace perder la cabeza probad el coulant de chocolate con helado o la tarta de zanahoria. Claro, eso si sois capaces de leer algo tras ver que tienen crepes con nutella o dulce de leche, que puede pasar.