Beer Station: beber, comer y reír en el centro de Madrid

21 de febrero (2013)

beer

Beer Station es un seguro. No somos unos clientes fijos de sus salas, pero sí que somos bastante ocasionales y siempre nos ha resuelto una importante papeleta: ¿dónde tomar algo, en el centro, a gusto, en buen ambiente, y sin que nos crujan? Pues eso, el Beer Station siempre está ahí, manteniendo una regularidad que hace que siempre lo tengas como opción. Están en un sitio tan céntrico como la Cuesta de Santo Domingo 22. Es decir,  a dos pasos de Sol, de Gran Vía, de Ópera, de Callao. Centro, centro.

El Beer Station es un pub de corte irlandés. Es decir, es un lugar donde beber, sobre otras cosas, cerveza. Pintas, medias pintas o tercios de una generosa lista de marcas de todo el mundo. Tienes Guinness, Murphy’s, Paulaner, Fosters, Judas, Newcastle, Affligem, Sol, Coors, Legado de Yuste… Y la lista sigue. Y, cómo no, tienen cubos de cervezas: 15 euros cuesta un cubo con 6 tercios de las marcas que elijas (entre 7 diferentes: Heineken, Budweiser, Sol, Desperados, Coors, Fosters y Coronita), eso sí, no está bien que te las den ya abiertas… Y si no eres cervecero, también puedes pedir copas o sidras (como la Bulmers).

beer2

Pero también puedes ir a comer como un rey, porque cuentan con una buena carta de comida. El espacio para sentarse, por ejemplo, a cenar es poco, así que recomendamos ir pronto y/o reservar. Los precios no se van de las manos (se puede cenar por unos 20-25 euros y salir lleno). Hay hamburguesas, perritos, pizzas, sandwiches, ensaladas, raciones, entrantes como salchichas o nachos, paninis, tostas, bocadillos… Y con opciones especiales para vegetarianos. Y con unos postres de quitar el sentido. Y con las cervezas antes mencionadas para beber.

Y hay más. Porque aparte de ser un lugar idóneo para ir a ver los partidos de la Champions o del Seis Naciones, por ejemplo, en sus pantallas gigantes, puedes ir a no parar de reír. Porque si por algo ha destacado el Beer Station entre el resto de pubs de la zona es por sus monólogos. Todos los días te puedes encontrar al menos una actuación en su escenario reservado con la que desengrasar a través de la carcajada. Y además hay muchos parroquianos de habla inglesa y se realizan con frecuencia (los jueves) encuentros para que puedas mejorar tu inglés de forma gratuita. Vamos, de todo.

Sobre el autor/autora

(771 posts)

El maquetador que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina.